jueves, 30 de marzo de 2017

DESCARGA CARATULAS BUHO GRATIS












DESCARGA COLECCIÓN BUHO, DESCARGA CARATULA BUHO, DESCARGA BORDE, DESCARGAS, DESCARGA COLECCIÓN, DESCARGA CARATULA, DESCARGA BORDE, DESCARGAS, DESCARGA COLECCIÓN, DESCARGA CARATULA, DESCARGA BORDE, DESCARGAS, DESCARGA COLECCIÓN, DESCARGA CARATULA, DESCARGA BORDE, DESCARGAS, DESCARGA COLECCIÓN, DESCARGA CARATULA, DESCARGA BORDE, DESCARGAS, DESCARGA COLECCIÓN, DESCARGA CARATULA, DESCARGA BORDE, DESCARGAS, DESCARGAS, DESCARGAS, DESCARGAS, DESCARGAS, DESCARGAS,

martes, 28 de marzo de 2017

Yokoi Kenji -Sueños de Libertad


El maestro en humanidades y convivencia Yokoi Kenji Díaz, un joven colombo japonés cuya experiencia de vida integrada a su formación académica le han llevado por el mundo a compartir reflexiones sobre la toma de decisiones para el crecimiento y desarrollo personal. Tomar las riendas de la vida, construir futuro, tener confianza y creer en el poder de las palabras, son algunas de los aspectos que para este motivador y entrenador en liderazgo, deben tener todas las personas, en particular cuando están iniciando su formación profesional, en el entendido que la vida hay que vivirla no por las experiencias de los demás sino darse la oportunidad de tener las propias

Yokoi Kenji - Mentalidad de pobreza



En esta conferencia, Kenji reflexiona sobre las virtudes y defectos de ambas culturas y llega a una conclusión contundente, la pobreza material no es consecuencia de las circunstancias y el entorno “externo”, sino que más bien es guiada por una pobreza mental “interna”, ya que al final de cuentas, uno no es, más que lo que tiene muy “dentro” de si.
Kenji Diaz es un emprendedor japonés de ascendencia colombiana, que debido a sus raíces étnicas, ha podido experimentar de cerca la filosofía de vida de dos culturas completamente diferentes: la oriental y la latinoamericana.
Orito Díaz, hijo de la colombiana Martha Díaz y del japonés Yokoi Toru, nació en la ciudad de Bogotá el 13 de octubre de 1979; es el mayor de cuatro hermanos y creció entre Colombia, Panamá y Costa Rica, gracias al trabajo de su padre quien ejercía como ingeniero. A los 10 años se fue con su familia para Japón, y a los 16 años empezó a estudiar Ciencias Religiosas y Trabajo Social, con la comunidad presbiteriana. Realizó sus prácticas sociales en las favelas de Río de Janeiro (Brasil) y en los suburbios de Nueva York. En la actualidad, se desempeña como líder comunitario en Ciudad Bolívar – Bogotá, allí a través de un arduo trabajo, busca cambiar la mentalidad de las personas del sector, por medio de proyectos productivos encaminados a la superación de la pobreza.
Kenji Diaz es un emprendedor japonés de ascendencia colombiana, que debido a sus raíces étnicas, ha podido experimentar de cerca la filosofía de vida de dos culturas completamente diferentes: la oriental y la latinoamericana. En esta conferencia, Kenji reflexiona sobre las virtudes y defectos de ambas culturas y llega a una conclusión contundente, la pobreza material no es consecuencia de las circunstancias y el entorno "externo", sino que más bien es guiada por una pobreza mental "interna", ya que al final de cuentas, uno no es, más que lo que tiene muy "dentro" de si

Tarde o temprano la disciplina vencerá a la inteligencia - Yokoi Kenji


Los japoneses son sumamente metódicos y organizados; perseverantes y laboriosos. Existe en Japón un dicho que traducido dice más o menos: "Tarde o temprano la disciplina vencerá a la inteligencia", es decir es importante tener talento, pero es más importante ser disciplinado para lograr el éxito.

El conferencista colombiano de orígen japonés, Yokoi Kenji expuso años atrás acerca de uno de los mitos que se ha creído por muchos años, que es que los japoneses son una raza superior y que son más inteligentes que los latinos. Ejemplificó en las costumbres colombianas, gran parte de la idiosincrasia de los latinoamericanos en general. Sin embargo, lo que él marca como la gran diferencia entre estas dos culturas, es el valor de la disciplina.
n japonés se dice: "desconocer una verdad, me hace esclavo de una mentira". O que conocer una verdad a medias es una mentira doble, o que "conoceréis la verdad y la verdad os hará libres". Hay muchas frases sobre la verdad. No se imaginan la cantidad de mitos y mentiras que el latinoamericano tiene sobre un país llamado Japón... y ese es mi trabajo en Latinoamérica. Desmantelar esos mitos que bloquean la mentalidad progresiva del latino.
Todos los días decimos mitos. Decimos "el Sol sale", pero el Sol no sale, nosotros damos vueltas alrededor del Sol que es diferente. "La ropa me queda pequeña", no, la ropa no le queda pequeña, usted está engordando, que es diferente. Yo crecí con un mito no muy dañino, esos no son dañinos. "-¿Usted es chino?, me dicen. -Chino no, japonés. China y Japón son diferentes en idioma, cultura, es distinto todo. -Ahhh -me dicen- ¿y habla chino?... -Japonés, porque soy japonés. -Ahh verdad, verdad, si, pero pelea como los chinos..."
En realidad lo que las personas siempre quieren preguntar es, cuando entran en confianza, niños y adultos. -¿Usted sí come rata o no come rata?... Yo no sé cuantas veces respondí "yo no como rata, no como rata, no como rata..."
Cuando llegué a Japón a los 10 años, me sentí libre de esta pregunta pero los niños en la escuela me rodearon y me dijeron: "-qué diferente no? ¿de dónde vienes?. -Vengo de Colombia. -Sí, sus rasgos son diferentes, y ¿Colombia dónde queda?. -En Sudamérica, al lado de Brasil. -¿Brasil? o sea Amazonas... -Bueno, sí, Colombia tiene gran parte del río Amazonas. -¿Y usted viene del sector del río Amazonas?. -Sí, respondí. Y entonces me hicieron la gran pregunta: "entonces usted come culebra!".
Ahí me dí cuenta que toda la vida estaría respondiendo ese tipo de preguntas. Por alguna razón aquí como rata y allá como culebra. Pero el japonés no come rata, eso es falso, es un mito. El chino tampoco, el chino come cosas más raras pero rata no. En Colombia la culebra no es un plato típico, sin embargo son los mitos que hay, pero repito, no hacen daño a la mentalidad. Hay unos que sí hacen daño y es mi trabajo, mi deber y mi pasión acabar con esos mitos.
Si alguna vez lo ha escuchado como jóven estudiante, hay un mito con el cual yo crecí traumatizado: "los japoneses son inteligentes".
Imagínense yo, mi abuelo por parte de mamá, colombiano me decía: "-m' ijo, a usted se lo llevan para Japón. -Sí abuelito. -Esa es una raza "superior", son inteligentes..." y me mostraba un radio Sony viejo "-eso lo hacen allá". Yo llegué a escuchar maestros que decían "a los japoneses les dan cables, circuitos y hacen radios en el pupitre". Y una presión terrible porque muchos me miraban... "-¿japonés?, -sí, japonés. -Debe ser muy inteligente usted, no?, porque son inteligentes, todo viene de allá." Y yo comencé a estresarme y ponía buena cara pero por dentro decía "Dios mío, ya me va mal en Colombia, cómo me irá por allá... Enfrentar a una raza superior que hacen calculadoras, radios... en el pupitre!".
Así que llegué muy estresado a Japón a los 10 años, muy preocupado en mi primer día de clase, nunca lo olvido. Estaba sentado en la silla de atrás, como todo novato, analizando, mirando. Y me comenzó a inundar un sentimiento de alegría, porque gritaban igual, saltaban igual, se empujaban igual, se reían igual, en japonés pero era igual. Parecían hasta los mismos niños de Colombia. Lo que marcó la diferencia allí fue cuando entró el maestro. El maestro entró y todos salieron corriendo como que hubieran visto un fantasma, alinearon sus pupitres, se sentaron. Uno de los jóvenes dijo "-de pie, rectos. -Buenos días. -Buenos días, respondieron. -Siéntense", se sentaron. De ahí en adelante todo el tiempo escucharon y escribieron. Nadie hablaba con el de al lado. Había un silencio rotundo en la primaria. Todos escuchando al maestro y en ningún momento ví al maestro esforzarse en decir "escuchen, miren aquí, escriban, abran el cuaderno...", todo lo hacían sin que les dijeran. Se fue el maestro, entró otro, ellos molestaron, gritaron pero cuando entró el siguiente maestro una vez más el protocolo y otra vez atentos.
Yo comencé a asustarme mucho porque yo dije "¿cómo hacen para que se porten tan bien si son niños?". Debe ser que en Japón hay cámaras y los torturan al final del pasillo al que se porte mal. Pero no. Ni había cámaras ni los torturan. Sencillamente el japonés tiene una frase que dice así: "la disciplina, tarde o temprano, vencerá a la inteligencia". No les interesa ser inteligentes, sino disciplinados, porque es en la disciplina donde según ellos está el éxito.
La prueba de que lo que estoy diciendo es verdad, es que los japoneses no se inventaron los carros, ni las motos, ni los computadores, ni las radios ni las calculadoras. Pero quienes son los dueños de Toyota, Susuki, Kawasaki, Yamaha, Nissan, Mitsubishi, Sony Vaio, Toshiba, Hitachi y etc... los japoneses.
Todo lo que llegaba a las manos de los japoneses, no por su ingenio -no lo creaban, llegaba a ellos- lo mejoraban gracias a su disciplina, porque es un pueblo disciplinado a muerte. La disciplina para ellos es el secreto del éxito.
Un japonés jamás llega tarde a una cita. Si usted le dice que es a las seis, es a las seis, si es a las siete es a las siete. Nunca falla y si va a fallar le avisa dos días antes: "creo que voy a llegar 15 minutos tarde pasado mañana". Es exactamente así. Para ellos el tiempo es honorable y no importa ser inteligente, importa ser disciplinado en el tiempo, porque tarde o temprano la disciplina vencerá a la inteligencia.
El colombiano sí es inteligente. He estado en catorce países y me gusta, me deleito hablar sobre los colombianos, cómo les va, qué están haciendo, en qué trabajo, cómo se portan, caen bien? El colombiano tiene algo, que donde llega -como decimos- pega, gusta, se da a querer, dice lo que las personas quieren oir, se acopla al sistema, al idioma, se acopla hasta al clima. Se aprende el formato del país y es una persona innovadora, no le gusta quedarse en un solo lugar, crece, se inventa, tiene una frase como "si no lo sabemos, nos lo inventamos", pero no nos quedamos en el mismo lugar, crecemos.
El colombiano sí es inteligente. Un japonés espera o se lleva una, dos o tres horas para tomar una decisión, es muy indeciso, es muy inseguro. El colombiano se arriesga, lo hace. Yo acostumbro a decir fuera del país que si usted le dice a un colombiano: "colombiano, venga, súbase allá. Sabe qué dice? ¿Pa' qué o por qué? Pero formúlelo de otra manera... "-colombiano, usted no es capaz de subirse allá. -¿que no??? espere y verá!" el problema es para bajarlo de allá! No rete a un colombiano porque hace cualquier cosa con tal de probar cualquier bovada porque lo retaron. El colombiano se inventa cosas, se ingenia cosas. Es una persona inteligente, el japonés no. Ahora, ¿disciplinados? mejor ni hablemos de eso. Si aquí tenemos una cita a las 6, nos vemos a las... 7, o el lunes... "-qué hubo, usted fue a la cita? -no. -yo tampoco", por eso nos amamos, nos queremos (risas).
Y si la frase dice que la disciplina tarde o temprano vencerá a la inteligencia, yo le aseguro que la falta de disciplina, por más talento que usted tenga, en algún momento, le va a hacer perder las mejores oportunidades de su vida. No se trata de que usted las tome, sí, las agarre, entienda todo muy bien, se trata de personas disciplinadas, porque según el pensamiento japonés, es en la disciplina donde está el éxito.
Yo sufro hasta hoy con el tema de que los japoneses son inteligentes. Todavía me dicen: "-usted es...." y yo por dentro "chino no, japonés.... -japonés!" Yo, "-sí japonés. -Ahh, arrégleme el televisor, mire que es Sony. -No, yo no se nada de eso, no".
No es verdad, el latino es inteligente pero el tema de la disciplina está acabando desde nuestros niños hasta nuestros adultos, para no hablar de títulos.
La disciplina es muy importante y necesaria en el éxito de una nación. Palabras que no logro hacer la traducción al japonés. "En un segundo llego". Yo le puedo decir a un amigo por teléfono en Japón, "espéreme, en un segundo llego". Si yo le digo eso, literalmente mi amigo va a estar esperando ese segundo. Para que llegue en un segundo, tiene que ser que está cayendo de un edificio. "Ya estoy ahí, ya estoy ahí", si ya está, ya está, o usted está muerto o yo estoy muerto o no nos vemos. "Ya estoy ahí" no puede ser. Y así le llamemos fuerza de expresión, en "un segundo llego" puede significar "me faltan 14 semáforos", "me estoy bañando todavía", "la verdad no quiero ir, tal vez no vaya"... De alguna otra manera no hemos entendio que no es sólo tener talento, sino la disciplina lo que nos puede llevar al éxito.

EL HOMBRE MAS RICO DE BABILONIA - EL MEJOR LIBRO DE EDUCACIÓN FINANCIERA


Entre los libros dedicados a la generación de riqueza y libertad financiera, hay algunos que son clásicos en la literatura. Uno de ellos es El hombre más rico de Babilonia de George S. Clason publicado en 1926 del que se han vendido millones de copias. A través de una serie de historias, el autor ofrece una serie de consejos y también herramientas para conseguir el éxito financiero, y que a pesar del paso del tiempo siguen muy vigentes. 

1. QUE LA REBELDÍA TE LLEVE AL CAMBIO.
Esto tiene que ver con la gestión del cambio. El ser humano pocas veces cambia por iniciativa propia, y a menudo se pone en marcha cuando ya no tiene más remedio, cuando todo tiembla alrededor y le ve las orejas al lobo. El ser humano, aunque esté muy mal, prefiere la comodidad a la incertidumbre del cambio, por eso, la adversidad o las crisis pueden ser buenas porque no nos dan la posibilidad de decidir, sólo existe un camino: tirar hacia delante. Por eso, a veces lo mejor que nos puede pasar es aquello que nunca hubiésemos deseado que nos ocurriese, porque marca un punto de inflexión en nuestras vidas. De otro modo es fácil dejarse llevar por la tiranía de la inercia y que pase el tiempo y todo siga igual. Es bueno tener sentido de urgencia o lo más normal es seguir con la rutina del día a día en piloto automático.

2. DIOS LOS CRÍA Y ELLOS SE JUNTAN.
Esto tiene que ver con la importancia del entorno. Si tu entorno tiene creencias limitantes sobre el dinero o sobre cualquier otro asunto, no te será posible avanzar con paso firme y energía. El entorno siempre nos arrastra a una determinada forma de pensar y actuar, sin que nos demos cuenta, de ahí el peligro. El entorno ejerce una fuerza invisible que tira de nosotros hacia un determinado lado. Para tener éxito financiero, hay que rodeado de personas que tienen éxito financiero. ¿Cómo te va a enseñar alguien a hacer algo que nunca ha hecho antes? 

3. EL TRABAJO DURO NO GARANTIZA RIQUEZA.
Esto tiene que ver con que si cambias tiempo por dinero (como hace un trabajador por cuenta ajena o un freelance) tus ingresos serán limitados porque el tiempo es limitado. No hay ningún problema tener ingresos limitados si para ti no es un problema, aunque para la mayoría de la gente sí suele serlo. El autor recoge en tono irónico la frase de el escritor Don Marquis: «Cuando alguien te pregunte que se ha enriquecido gracias al trabajo duro, pregúntale: ¿De quién?». Existe una idea muy incrustada en la sociedad de que el trabajo duro deriva en riqueza, y no es así. Se puede trabajar muy duro y tener beneficios muy reducidos. O dicho de otra manera: «Puedes pasarte toda la vida dando vueltas en círculo y creer que estás avanzando».

4. BUSCA CONSEJOS SABIOS. 
Esto tiene que ver con que sin mentores es muy difícil avanzar en la vida y además demasiado lento. Otras personas ya sufrido las mismas contradicciones y contratiempos que los que uno pueda estar sufriendo, por tanto, es bueno aprovecharse de su experiencia. No hay nada más rentable que tener buenos mentores, es un gran factor acelerador en la consecución de nuestras metas y objetivos. Como dice el dramaturgo Ben Jonson: «Muy pocos hombres son sabios por su propio consejo o se han instruido siendo sus propios maestros. Porque aquel que ha sido autodidacta ha tenido un tonto como maestro».

5. LA SATISFACCIÓN DEL INGRESO RESIDUAL.
Esto tiene que ver que cuanto más duro trabaja el dinero para ti, menos duro tienes que trabajar tú por dinero. El éxito de la libertad financiera está en la construcción de activos que produzcan flujo de caja con independencia de si se trabaja (Ingresos Activos) o no. En eso consiste la generación de Ingresos Pasivos, al estilo de una vaca lechera. El problema es siempre el mismo: a) la gente no está mentalizada para generar ingresos pasivos sino activos; y b) no se enseña en ningún lado cómo hacerlo, y por tanto, hay que buscarse la vida a través de la lectura, los mentores y la práctica.

6. CONSIGUES AQUELLO EN LO QUE TE CONCENTRAS. 
Esto tiene que ver con un tema recurrente en este blog: el Foco. Así de claro, para saber cómo se gana dinero y se alcanza la libertad financiera uno tiene que estar cien por cien concentrado en ello. No se puede alcanzar la libertad financiera (o cualquier otra cosa) cuando es un objetivo secundario. En uno de los pasajes del libro original El hombre más rico de Babilonia se dice: «Me has hecho comprender algo nuevo. Soy consciente del motivo por el que nunca hemos encontrado el modo de ser ricos: nunca lo hemos intentado». Para lograr algo, hay que tener foco obsesivo en ese algo (ver artículo Si quieres tener éxito, aprende a enfocarte).

7. LA FORTUNA CAPRICHOSA NO TE HARÁ RICO.
Esto tiene que ver con algo que se olvida: ganar dinero no tiene que ver sólo con ganar dinero, sino que es un proceso mental, emocional y educativo. El dinero no te hace rico sino la inteligencia financiera; y la inteligencia financiera es producto de la educación acerca del dinero. El dinero, como todo, tiene sus reglas que hay que conocer, y para ello es fundamental el Estudio (Teoría) y la Experiencia (Práctica). Si te llegan grandes cantidades de dinero y no tienes inteligencia financiera, lo perderás. Eso es lo que pasa a la mayoría de gente que gana importantes sumas en la lotería. Así lo predica un dicho: «Un tonto y su dinero nunca permanecen mucho tiempo juntos».

IMPORTANCIA DE LA EDUCACIÓN FINANCIERA - Robert Kiyosaki


Robert Kiyosaki enseña la importancia de la educación financiera, porqué la minoría és rica y el resto pobre o clase media. A través de sus hábitos de rico, enseña como diferenciar de un activo a un pasivo y como utilizar deuda buena para generar ingresos pasivos que le permitan alcanzar la libertad financiera. Antes de invertir enseña su proceso para comprar un negocio o una compañía a través de un proceso de 100 propiedades. Explica como conseguir una economía saludable y posteriormente convertirse en rico mediante la compra de activos como negocios, acciones o bienes raíces.

DESCUBRIENDO NUESTROS TALENTOS


Miguel Ángel Cornejo expone los secretos indispensables para potencializar al máximo nuestros talentos; además de hacer conciencia de lo vital que es descubrirlos, dando respuesta a los siguientes cuestionamientos: • ¿Cómo identificar los talentos? • ¿Qué hacer para lograrlo? • ¿Cuánto tiempo debo dedicar para convertir mis talentos en fortalezas? • ¿De qué me debo alejar para que no obstaculicen su potencialización? • ¿Por qué el gran secreto para tener una vida plena está en los talentos? • Si la humanidad ha avanzado gracias a las personas que se dedicaron exclusivamente a sus talentos, ¿qué hicieron? • ¿Cuál es el secreto para alcanzar la tan anhelada felicidad? Descubra sus talentos, atrévase hoy a convertirlos en fortalezas y encontrará su propio camino a la realización plena